Archivos Mensuales: septiembre 2017

Visibilidad enfermera

 

nurse

Empieza el turno ya sea en consulta, en planta, en quirófano… pueden ser la 8 de la mañana, las 3 de la tarde o las 10 de la noche, da igual la hora, también da igual que se trate de un hospital, centro de salud, centro sanitario o cualquier centro donde una enfermera desarrolle sus funciones, da igual del centro que se trate para que se oiga un….¡niña! ¡morena! ¡señorita!… Cualquier adjetivo acabado en “a” relacionado con el sexo femenino y a ser posible cercano a la juventud. Da igual que la enfermera sea enfermero, da igual que la enfermera tenga 40 años o esté a punto de jubilarse, incluso, da igual que le hayamos dicho nuestro nombre,d a igual… ¡niña!

Los clichés en torno a nuestra profesión parecen acompañarnos desde los orígenes del universo y no tienen pinta de dejarnos. Desde el típico cliché sexista y machista de enfermera sexual, que desgraciadamente hemos tenido que ver este fin de semana en la pasarela Cibeles, cliché que aparece también poniendo la palabra enfermera en el buscador de Google y gifs de aplicaciones móviles, hasta el cliché de ayudante-secretaria del médico.

Situaciones que nos han pasado, y nos consta que a compañeros nuestros también, cuando desempeñamos una de nuestras funciones, como es dar educación para la salud. Pues bien, en más de una ocasión cuando realizo tal función, al acabar el paciente se dirige a mí en calidad de “doctora” a lo que yo no tengo inconveniente en contestarle, educadamente, que soy enfermera y no médico.

La cara de asombro y de poema de algunos/as es para enmarcar. ¿Por qué les resulta curioso que una enfermera les explique y oriente en su patología? ¿Por qué se sigue pensando que el único que sabe es el médico y la enfermera es su secretaria (como me dijo un día un paciente)? Algo falla, algo hacemos mal, algo transmitimos erróneamente.

Estamos fallando cuando la población sigue pensando que la enfermera es la que se sienta al lado del médico para firmar las hojas o llevar historias de lado a lado, y lo decimos en plural porque creo que en esto debemos de hacer autocrítica. Llevamos tiempo reclamando en las redes sociales fundamentalmente bajo la etiqueta #enfermeriavisible, más visibilidad y reconocimiento, pero no llega. No llega y cada vez provoca el hastío de más compañeros que avanzan y están haciendo mucho por la profesión y acaban quemándose ante el poco reconocimiento social de nuestra labor.

Los clichés en torno a nuestra profesión parecen acompañarnos desde los orígenes del universo y no tienen pinta de dejarnos.

Sigue leyendo

Los trabajadores del 112, desbordados por la falta de personal: “La línea colapsa con el mínimo imprevisto”

La inspección de trabajo obligó al organismo del que depende Emergencias a dar partes de accidente laboral a varios operadores atendidos por crisis

En 2013 el Gobierno de Ignacio González recortó la plantilla un 15% y aún no se ha recuperado pese a que hay un acuerdo que obliga a que se haga este año

“Somos el primer filtro para atender emergencias de todo tipo y no debería haber espera en ningún momento, pero la hay”, dice uno de los empleados.

Sofía Pérez Mendoza 

112_ediima20170922_1006_19

Los operadores que atienden la línea de emergencias 112 denuncian que están desbordados. Su teléfono, dependiente del Organismo Autónomo Madrid 112, es el primer filtro por el que pasa cualquier aviso de emergencia en la Comunidad de Madrid –desde urgencias médicas hasta bomberos– y “se colapsa con un mínimo imprevisto”. “No debería haber espera en ningún momento, pero la hay, a veces hasta cuatro o cinco minutos”, denuncia Pedro, uno de los empleados y miembro del comité de empresa.

En el año 2013 el Gobierno de Ignacio González recortó en un 15% la plantilla de operadores con una reducción de puestos de trabajo de 149 a 129 (20 vacantes). A día de hoy el número es el mismo, pese a que la Comunidad de Madrid tiene de plazo hasta finales de este año para contratar al menos a 10 personas, según el acuerdo que suscribió con los trabajadores después de la huelga que secundaron en verano de 2016 para protestar por la falta de personal.

Los operadores que atienden la línea de emergencias 112 denuncian que están desbordados. Su teléfono, dependiente del Organismo Autónomo Madrid 112, es el primer filtro por el que pasa cualquier aviso de emergencia en la Comunidad de Madrid –desde urgencias médicas hasta bomberos– y “se colapsa con un mínimo imprevisto”. “No debería haber espera en ningún momento, pero la hay, a veces hasta cuatro o cinco minutos”, denuncia Pedro, uno de los empleados y miembro del comité de empresa.

En el año 2013 el Gobierno de Ignacio González recortó en un 15% la plantilla de operadores con una reducción de puestos de trabajo de 149 a 129 (20 vacantes). A día de hoy el número es el mismo, pese a que la Comunidad de Madrid tiene de plazo hasta finales de este año para contratar al menos a 10 personas, según el acuerdo que suscribió con los trabajadores después de la huelga que secundaron en verano de 2016 para protestar por la falta de personal.

Sigue leyendo

La carta de una médica de familia de la sanidad pública: “Hoy me he sentido especialmente desbordada”

imagen-despacho-medico-familia_ediima20160413_0446_4

Los médicos de familia afrontan consultas masificadas y sobresaturadas, a lo que se une una sensación de precariedad  por la temporalidad de muchos contratos.

Eduardo Azumendi

“Hoy me he sentido especialmente desbordada y me ha surgido la necesidad de escribir esto para que se conozca la situación. Creo que no estoy sola; creo que muchos compañer@s comparten este sentir conmigo. Desde aquí invito a cualquier directiv@ que tenga responsabilidad de gestión y toma de decisiones a que pase una o todas las mañanas que quiera conmigo. Conocer la realidad nos acercará y siempre mejorará la perspectiva que se tiene sobre el papel o desde la distancia de los despachos”. Quien esto escribe es Ina Idarreta Mendiola, médica de familia de Euskadi con experiencia profesional de casi 35 años y de los cuales más 25 años ejerciendo en un mismo centro de salud en horario de 8-15h.

Este relato forma parte de  una carta que Idarreta ha publicado en la página web de la  Sociedad Vasca de Medicina de Familia y Comunitaria-Osatzen en un intento de recabar adhesiones para que quien “deba saberlo” sepa que las consultas sobresaturadas no es “un problema aislado” y que requiere “respeto, escucha, atención y solución”. Se trata de un escrito que podría haber sido escrito por cualquier médico/a que trabaje en Atención primaria, “sea cual sea su edad, experiencia, ubicación o tipo de contrato”, según Idarreta.

En su carta, narra un día de trabajo como cualquier otro de los últimos años en el que faltan varios médicos por diferentes razones. En concreto, ese día faltan tres de los ocho de turno de mañana y ninguno tenía sustituto. Además, de los otros cinco, resulta que tres se han incorporado recientemente de sus vacaciones y tienen acumulación del trabajo pendiente no resuelto en su ausencia porque “también han sido pobremente o nada sustituidos”. A partir de ahí, va detallando cómo es su agenda de trabajo, las patologías, el tipo de pacientes que tiene que ver y como las consultas superan los diez minutos, con lo que va acumulando retraso para ver al siguiente de la lista. Una vez terminada la consulta ha tenido que acudir al domicilio de dos pacientes de 87 y 89 años, con pluripatologías complicadas.

Sigue leyendo

Igual trabajo, igual salario

 

discrimination-1

El Acuerdo de Carrera Profesional generó desde su activación un sinfín de situaciones que discriminaron a los trabajadores según su categoría profesional y situación contractual, traducidas en un deterioro de la dignidad profesional e importantes diferencias económicas entre profesionales, de todo punto inadmisibles.


 

Los trabajadores de los SAR somos muy conscientes de formar parte de un grupo minoritario y cuasi invisible a tenor del caso que se hace a nuestras reivindicaciones. No por ello vamos a callar y a permanecer en la sombra cuando se debaten asuntos que nos afectan. Los sufridos, (por olvidados), trabajadores del SAR reclamamos nuestros derechos, así como el reconocimiento de la Carrera Profesional para todos aquellos que cumplan con los requisitos exigidos, sin más excusas y retrasos.

No estamos de acuerdo con el método utilizado, así como con la tomadura de pelo que resulta de una legítima petición de los profesionales. ¿Cuánto tiempo llevamos reivindicando nuestro derecho a un nivel en la carrera profesional, que se nos niega por razones económicas que esgrimen en nuestra cara los políticos actuales y los pasados?

En la actualidad, septiembre de 2017, parece que la maquinaria echa a andar y nos conmina a presentar un extenso dossier con una información sobradamente conocida por la Administración, y de esta forma poder optar a un nivel superior o a un primer nivel de una carrera profesional, claramente merecida.

Desde nuestra posición, dada la conocida eficacia de algunos de nuestros gestores, no podemos evitar sentir una sensación de inseguridad y duda en cuanto a la resolución de un problema que hace años debería estar resuelto.

“A igual trabajo, igual carrera”. Es nuestro derecho.