Archivo del Autor: Plataforma SAR Madrid

Los permisos por matrimonio y muerte de familiares deben disfrutarse a partir del primer día laborable

De momento habrá que ser prudentes y esperar a la interpretación que haga la Gerencia de Atención Primaría de dicha sentencia, sobre todo en lo referido al personal de los SAR (jornada especial)


Si un trabajador libra los fines de semana y se casa un sábado, el permiso de 15 días (como mínimo) que le corresponde deberá iniciarse el lunes siguiente y no el domingo, según una reciente sentencia del Tribunal Supremo

El tribunal corrige a la Audiencia Nacional y cambia la doctrina, a propósito de un conflicto con el Convenio Estatal de Contact Center, para los permisos retribuidos por matrimonio, nacimiento de hijo y fallecimiento de un familiar

CGT reclamó en los tribunales que los permisos comenzaran el primer día laborable (como ahora dicta el Supremo), para que los trabajadores no perdieran este derecho si coincidía su inicio con el fin de semana o un festivo

El papa Francisco oficia los primeros matrimonios de su pontificado

Nueva doctrina para los permisos retribuidos por matrimonio, nacimiento de hijos y fallecimiento de un familiar. Una sentencia del Tribunal Supremo de este marzo recoge que, cuando el “hecho causante” –el nacimiento, fallecimiento o boda– tenga lugar “en día feriado”, estas ausencias pagadas deberán comenzar el primer día laborable que le siga. Es decir, que si en su trabajo libra los fines de semana y se casa un sábado, por ejemplo, el permiso de 15 días (como mínimo) que le corresponde deberá iniciarse el lunes siguiente y no el domingo, como venía interpretando la justicia hasta la fecha.

La decisión del Supremo se refiere a un conflicto en los tribunales sobre el Convenio Colectivo Estatal para el sector del Contact Center, pero “que sin duda es extrapolable al cualquier caso en que se debata sobre la fecha de inicio del disfrute de un permiso ‘con derecho a retribución”, explica  en su blog Eduardo Rojo, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en Universidad Autónoma de Barcelona. Los sindicatos coinciden también en su repercusión para el resto de sectores laborales, más allá del que afecta en concreto a los teleoperadores.

El Alto Tribunal da la razón a la Confederación General del Trabajo (CGT), que acudió a la Justicia para reclamar que estos permisos contemplados en el convenio de Contact Center se empezaran a contabilizar desde el primer día laborable cuando el “hecho causante” cayera en día no laborable para el trabajador. El sindicato  reclamaba una interpretación “que no minorase otros derechos importantes como el disfrute de días festivos o el derecho al descanso intersemanal”.

Tras una primera sentencia desfavorable de la Audiencia Nacional en julio de 2016, que desestimó la demanda del sindicato, el Supremo atiende ahora a la petición del sindicato, a cuyo recurso de casación se adhirieron Comisiones Obreras y UGT.

“Llevar al absurdo de privar del permiso”

Con la interpretación de las empresas del sector, de la Audiencia Nacional y la más extendida hasta el momento, el permiso debía ser disfrutado de manera inmediata al acontecimiento que lo provoca. Dos ejemplos: si el padre de una empleada moría un sábado no laborable para esa trabajadora o este pasado 30 de marzo (Viernes Santo), el permiso comenzaba entonces y se veía afectado –recortado o incluso agotado– por los festivos que suceden a estas fechas.

El Tribunal Supremo falla ahora en otro sentido y establece, como demandan los sindicatos, que el día inicial para el disfrute de los permisos “cuando el hecho causante se produzca en día feriado debe ser el primer día laborable que le siga”. El Alto Tribunal interpreta que la frase del convenio ‘y desde que ocurra el hecho causante’ no implica que este permiso deba aplicarse de manera inmediata, sino simplemente con posterioridad al “hecho causante”.

Los magistrados de la Sala de la Social argumentan sobre el comienzo de los permisos contemplados en el convenio que “el día inicial no puede ser un día feriado” ya que el texto habla de “ausentarse del trabajo”, por lo que deberá contarse a partir del primer día laborable. Además, los jueces sostienen que “otra solución podría llevar al absurdo de privar del permiso, o de días de permiso, en los supuestos en que el hecho causante acaece al inicio de varios días feriados seguidos, lo que es contrario al espíritu del artículo 37.3 del Estatuto de los Trabajadores y a la norma convencional”.

Posibles efectos en el cómputo del permiso

Los jueces del Supremo también explican que, con una “interpretación lógico sistemática y finalista” de la cuestión –no literal como la de la Audiencia–, se entiende que los permisos retribuidos se conceden “para su disfrute en días laborables, pues en días festivos no es preciso pedirlos porque no se trabaja”. Las valoraciones de los magistrados del Supremo llevan al Gabinete de Estudios Jurídicos de CCOO a concluir que se trata de una doctrina que incide en otros aspectos del permiso, más allá de su inicio, “como es su cómputo y duración, cuando concurre con otros periodos de inactividad laboral, y si el permiso resulta agotado o consumido”.

Para CCOO, cuando el permiso se fija en días laborables, si durante el transcurso hay un día festivo o descanso semanal, “se suspende el disfrute del permiso y se reinicia en el siguiente día laborable”. Con esta interpretación, un profesor –con horario de lunes a viernes– cuyo hijo naciera el viernes por la mañana tendría ese día de permiso y retomaría el siguiente el lunes.

El catedrático Eduardo Rojo explica que “la sentencia solo puede resolver por aquello que le preguntan” y en este caso solo alude al inicio de los permisos. El profesor cree que “con una interpretación amplia de la sentencia del Supremo” se podría llegar a la conclusión de que se excluyeran los festivos del cómputo de los permisos. Pero, por el momento, prefiere la prudencia y reconoce que tiene “más dudas” que el gabinete de CCOO: “Creo que debería haber otra sentencia que planteara estas cuestiones en concreto”.

fuente: eldiario.es

Sigue leyendo

Anuncios

Enésima incidencia AP Madrid

fallo-informatico

Después de la enésima “parada técnica” de la aplicación AP Madrid, la Plataforma SAR se ha dirigido a la Gerencia de AP, para denunciar los graves fallos de comunicación que, con reiteración se vienen dando y que repercuten de forma negativa en la actividad profesional y en la calidad asistencial ofrecida a los usuarios.

Una vez más, la profesionalidad de las trabajadoras-es de los SAR, solucionan un fallo organizativo que nos gustaría no se repitiera.


Carta enviada  a la Gerencia de AP :

Como Plataforma nos dirigimos a usted para comunicarle la incidencia ocurrida en el día 17 de marzo, y que desde el comienzo de la guardia hace imposible el acceso a AP Madrid. Al llamar a CESUS desde los distintos SAR, informan que se debe a una intervención que están realizando y que prevé en que durare todo el fin de semana. Finalmente en la madrugada del 18 volvió a estar operativo el programa.

Esta incidencia no ha sido comunicada previamente a los equipos que entraban de guardia, por lo que no pudieron tomar las medidas necesarias para que no afectara a la atención a los pacientes. Se da la circunstancia de que los avisos de enfermería sólo se pueden consultar en AP Madrid, por lo que el acceso a este programa es de vital importancia y pudiera tener graves consecuencias no acceder al mismo de manera improvista.

Nos alarma especialmente que al comunicar el problema a algunos de los jefes de guardia de área, éstos no eran tampoco conocedores de la interrupción del programa.
Entendemos que ha habido en este caso un fallo grave en el sistema de comunicación de incidencias, que pudiera derivar en problemas de seguridad para los pacientes, y que debería solventarse en futuras ocasiones.

Quedamos a la espera de su respuesta.
Atentamente, la Plataforma SAR.

II Jornadas de Medicina Rural

Ayer, histórico día 8M, se celebraron en el Icomem las II Jornadas de Medicina Rural, donde nuestras compañeras Liliana y Elina, nos regalaron esta espléndida presentación, visualizando los problemas a los que nos enfrentamos en nuestro quehacer diario, proponiendo soluciones y demostrando el potencial profesional de los profesionales SAR.

Enhorabuena compañeras !!!

(para ver la presentación, haz clic en la imagen)
SAR

Personal sanitario en peligro

zona riesgo
Tras un tiempo prudencial después de los robos en diversos Centros de Salud, quiero dejar constancia y extender mi queja a los directivos y responsables de la seguridad en los lugares donde atendemos a los pacientes, ya sean hospitales, ambulatorios o centros de salud. No es el lugar lo importante. Lo primordial es el valor de lo sustraído y, por encima de eso, es el profesional que está tras esa puerta que es la única barrera frente a quien quiera acceder a nuestras instalaciones, barrera que en muchos casos no reune unas mínimas condiciones de seguridad.
No sé quién, ni con qué intención ha informado de que dichos robos se han realizado en horas en las que no había personal sanitario. Esta falsa información realza, aún más, la falta de visibilidad del SAR, que pese a las reiteradas peticiones de medidas como el botón del pánico, rejas, cámaras, personal de seguridad, etc. sigue realizando su trabajo en condiciones de riesgo ante cualquier actuación como la de estos últimos días.
A raiz de esta oleada de robos en Centros de Salud, han surgido diversas cartas dirigidas a unos y otros. Yo misma, en los primeros días, envié una carta a la coordinadora de Sar, de mi DA, en la que comenté mi sorpresa ante el correo recibido de nuestros directivos, donde nos indicaban que se aumentaran las medidas de seguridad para la custodia  de recetas, sellos….
Desde aquí quiero expresar mi descontento por la falta de empatía demostrada a los profesionales del SAR.
Como ya expresé, comprendo la preocupación de nuestros gestores ante el robo de material, pero ¿dónde están las medidas dirigidas a protegernos?, ¿dónde están las medidas tomadas para evitar sucesos como los acaecidos últimamente?, ¿para cuándo las medidas que garanticen nuestra seguridad durante nuestra jornada laboral?, ¿para cuándo una elaboración de planes de prevención de riesgos?
No es la primera vez que denuncio la falta de seguridad con la que trabajamos. A esta inseguridad, ahora debo añadir la falta de empatía demostrada por nuestros gestores y que deja clara, de nuevo, la invisibilidad de nuestro colectivo.
Termino reiterando una justa reivindicación de toma de medidas dirigidas a nuestra seguridad, así como dirigidas a mantener nuestra sanidad entre los puestos más altos, como hasta ahora ha sido.
Gracia Paz Martinez
Enfermera del SAR de Villa del Prado.

Ni imprecisiones, ni mentiras…

cabecera-comunicado-plataforma-sar-madrid

Como consecuencia de los robos en CS en horario de Urgencias (SAR) y con compañeros en su jornada de trabajo, la Plataforma SAR ha contactado con la Consejería de Sanidad y Gerencia de Atención Primaria, solicitando medidas urgentes y otras a medio plazo que garanticen la seguridad de los profesionales en el ejercicio de su actividad. La respuesta ha sido nula, por lo que hoy, día 8 de febrero, hemos registrado nuevos escritos en demanda de soluciones.

Ayer jueves, varios medios de comunicación han publicado unas declaraciones del Viceconsejero de Sanidad D. Manuel Molina Muñoz, afirmando que los robos se han realizado con los centros sin usuarios ni trabajadores dentro, cosa que desmentimos de manera categórica. O no sabe que había profesionales SAR cumpliendo su jornada laboral o miente, cualquiera de las dos opciones nos parece gravísima.

Declara que la mayoría de los CS, disponen sistemas de seguridad auxiliar y centrales antiintrusión, información que no solo no es cierta, sino que la Plataforma SAR y el propio ICOMEM vienen solicitando a la Consejería y Gerencia de AP la instalación de botones antipánico, rejas en ventanas y puertas y otro tipo de medidas de seguridad de manera infructuosa desde hace mucho tiempo.

Continua el Sr Viceconsejero pasando de puntillas por la desaparición de un ordenador con probable información y datos confidenciales de usuarios y/o profesionales. Minimiza los desperfectos sufridos en los centros, olvidando lo que para nosotros es más importante: el coste humano en términos de ansiedad, estrés y angustia personal.

Señor Viceconsejero de Sanidad y resto de autoridades sanitarias, deseamos que, en un arrebato de coherencia, revisen las instalaciones y cumplan la Ley de Prevención de Riesgos Laborales que, en su art. 14, hace referencia al derecho de los trabajadores a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo, deber que tienen las Administraciones Públicas respecto del personal a su servicio

Escrito enviado a Consejero, c/c a Gerencia Atención Primaria

 

Urgencias hospitalarias: esto se hunde

Urgencias hospitalarias: esto se hunde

 Tengo 42 años, soy médico desde hace 19 y trabajo en urgencias hospitalarias desde hace 17. Adoro mi trabajo, me encanta curar, me gusta la gente, no me imagino dedicándome a otra cosa. Ayer fue lunes y tuve guardia. Hoy me duelen las piernas pero sobre todo me duele el alma y por momentos creo que no voy a poder más. A las ocho de la mañana terminé mi guardia firmando un certificado de defunción y llevo todo el día con un nudo en la garganta. No sé si gritar o llorar. Probablemente ambos.

No estoy triste por mi última paciente; tenía 98 años y murió tranquila, acompañada por su familia y en la intimidad de un box. Habría sido mejor que pudiera haber muerto en su cama, pero estoy satisfecha con la atención que le dimos. Y creo que su familia también. Yo en realidad estoy triste por los casi 30 pacientes que se quedaban en urgencias pendientes de cama y por todos los que se les habrán ido añadiendo a lo largo del día de hoy.

Estoy triste por todos esos pacientes que me recibieron ayer con una sonrisa y un gracias después de esperar 7 horas a ser atendidos. También por todos aquellos que necesitaban una camilla y no podíamos dársela y por esos otros afortunados que sí la tenían, pero se iban a pasar sobre sus 10 cms de colchoneta de espuma las próximas 24 horas. Estoy triste porque me siento como un hámster corriendo en una rueda sin fin sin llegar nunca a un destino.

Hay cosas impredecibles, un accidente grave, una catástrofe… pero hay otras que no lo son. Y la gripe entra dentro de este último grupo. Puede llegar antes o después pero siempre llega. Así que alguien debería haber pensado qué podíamos hacer para minimizar sus efectos. Es cierto, España tiene una población muy envejecida que la hace especialmente susceptible a esta enfermedad, pero los ancianos no cayeron ayer del cielo. Hace años que viene advirtiéndose de este problema así que tal vez alguien debería pensar qué modelo asistencial necesitamos.

El asunto es que es poco popular electoralmente decir que se va a invertir en hospitales de enfermos crónicos y en reforzar la atención primaria. Vende muchísimo más decir que se van a comprar dos máquinas de resonancia magnética que que se va a dignificar la labor del médico de familia.

Todos queremos la última tecnología, los mejores hospitales, aunque estadísticamente es mucho más probable que te beneficies de tener un buen médico de familia que de tener al lado un hospital de tercer nivel.

El problema es que menospreciamos la atención primaria y todos aspiramos al “especialista”, olvidando o ignorando que, desde 2005, es obligatorio que todos los licenciados en Medicina se especialicen vía MIR para trabajar en el sistema público de salud. Así que tan especialista es el traumatólogo como el médico de familia, cada uno en lo suyo.

Pero la atención primaria sigue siendo la hermana pobre, se programan agendas que son completamente inasumibles, pacientes citados cada minuto, consultas forzadas urgentes y, si alguien se pone enfermo, pues el compañero hace trabajo doble. Total para lo que sirve el médico de cabecera…Es cierto que ahora es difícil encontrar sustitutos, en parte porque hay gente que se ha ido fuera de España a trabajar en busca de mejores condiciones laborales, pero también porque alguien no calculó bien cuántos médicos se necesitarían en un futuro.

En fin, que parece que hay alguien que no ha hecho bien su trabajo, alguien a quien votamos cada 4 años pero que sólo piensa en renovar otros cuatro. Ir pasando el tiempo sin grandes escándalos y en la siguiente campaña electoral les volvemos a contar lo de las dos resonancias y a correr.

Y nosotros somos tan tontos que tragamos y nos dedicamos a gritar a la enfermera que nos está atendiendo como puede en urgencias en medio de un mar de camillas, aceptamos sustituir al compañero enfermo sin rechistar, seguimos corriendo sin parar y llorando cuando llegamos a casa después de una guardia infernal. Como el hámster en su noria. Pero yo no quiero ser un hámster, a mí me encanta ser médico.  Sólo quiero poder hacerlo con dignidad.