Archivos diarios: 5 febrero, 2016

El abogado del Estado acusa a los enfermeros de “intrusismo” e “ilícitos penales”

DEJA CLARO QUE “LA PRESCRIPCIÓN SOLO ES COMPETENCIA DEL MÉDICO”
Martes, 02 de febrero de 2016,
David García. Madrid
José Manuel Blanque, abogado del Estado, ya ha remitido su escrito de alegaciones contra el recurso del Consejo General de Enfermería ante el Tribunal Supremo en el que pide la suspensión cautelar de lo que hasta el mismo letrado califica de “polémico párrafo”, es decir, el artículo 3 del Real Decreto de Prescripción Enfermera, y que ya está en poder del propio CGE, del Ministerio de Sanidad y de la Organización Médica Colegial como ‘codemandada’.Redacción Médica ha tenido acceso al escrito en el que Blanque acusa a los profesionales de Enfermería de “presuntamente, haber cometido, ilícitos penales, incluso continuados, que puedan corresponder al tipo del delito de intrusismo”.El abogado del Estado justifica esta acusación en base al recurso del propio CGE en el que afirma que “de hecho y, desde hace años, los enfermeros están indicando y usando determinados medicamentos sujetos a prescripción médica siguiendo protocolos o guías de práctica clínica, y por ello sin la supervisión médica directa, constante e inmediata”. Así, dice el abogado que si estos hechos son ciertos, los profesionales de Enfermería habrían incurrido en los delitos descritos anteriormente.

Marta Silva de Lapuerta, Abogada General del Estado; y Máximo González Jurado, presidente del CGE, entidad recurrente.

El letrado también se detiene a valorar en su escrito los ejemplos que el recurrente (el CGE) incluye en este sentido, como la administración de vacunas.

“Merece especial consideración, la referencia que se hace a la administración de vacunas. En este sentido, debe conocerse que, cuando se vacuna a la población, en el marco de una campaña de vacunación como es la actual, de la gripe, se actúa fruto de una decisión de la autoridad sanitaria en materia de salud pública, por un riesgo epidemiológico detectado y en aras de preservar la salud pública y de los individuos más expuestos, lo que no requiere un diagnóstico previo, puesto que aún no hay enfermos, ni enfermedad que diagnosticar, pues lo que se identifican son las cohortes poblacionales más expuestas a ese riesgo, con el objetivo de prevenir precisamente, que enfermen, que son las que deben ser inmunizadas, en cumplimiento de esa orden de la autoridad sanitaria que, en este caso, suple a la prescripción facultativa”. Sigue leyendo

Anuncios