Maltrato y abandono institucional: diario de un médico de familia.

Hace unos días Eva Legido me propuso hacer una colaboración para su serie de vídeos de Youtube sobre colapso sanitario. Aquí comparto el resultado que cuenta con las impactantes imágenes de Sergio Ingravalle.

La situación actual de muchos centros de salud es tan desfavorable que no tenemos más remedio que usar toda la creatividad que podamos para visibilizarla y tratar de mejorarla.

—————————————————————————-

Diario de un médico de familia.
Hoy tendré de nuevo 60 pacientes en mi agenda. Son las ocho menos cinco y ya hay muchos citados, mi compañero el doctor Blázquez no está hoy y la directora de centro empieza su consulta a media mañana. Será un día malo, como ya llevamos muchos este año. Calculo que uno de cada tres. Antes no era así pero ha ido empeorando poco a poco a lo largo de los años con recortes de presupuesto, empeoramiento de contratos y aumento de la precariedad laboral de los médicos jóvenes. A la hora de elegir especialidad las plazas de medicina de familia se eligen las últimas y muchos empezarán la formación pero se cambiarán a otra cuando puedan. Esto unido a que en unos años nos jubilaremos la mitad de los médicos actuales no pinta nada bien.

Sigue leyendo

Decálogo contra la COVID-19 en la Comunidad de Madrid: una llamada para actuar

La Plataforma SAR se adhiere a la firma del documento del decalogo #ActuarCOVID. Si quieres firmar/apoyar de manera individual, debes enviar tu nombre, categoría, centro de trabajo al correo ActuarCOVID@gmail.com o en actuarcovid.com/blog/

Una vergüenza !!!

El Ayuntamiento de Villarejo de Salvanés ha difundido un bando recomendando una serie de medidas de seguridad, basadas en datos recabados por la Dirección General de Salud Pública, confirmando el aumento de casos de asintomáticos entre la población por el gran número de PCR realizadas.

Al igual que la Plataforma SAR hizo al principio de verano, la corporación local se ha puesto en contacto con la Gerencia Asistencial de AP, solicitando que se refuerce al personal sanitario a la mayor brevedad posible.  A nosotros el Gerente Asistencial, Jesus Vazquez, nos respondió que según sus datos no era necesario dichos refuerzos, veremos que responden, aunque nos imaginamos que su respuesta irá en la linea que han respondido a las OOSS que lo han solicitado.

Desde la Plataforma SAR consideramos que, ante el evidente incremento de casos detectados, el aumento exponencial de PCR realizadas tanto por los EAP como en los SAR, no se puede seguir negando el refuerzo de las plantillas.

¿Es necesario recordar a los equipos directivos lo que significa la toma de muestras para PCR en un SAR?

¿Se olvidan lo que es poner y quitarse los EPIs necesarios y que mientras tanto el equipo SAR se queda mermado y se interrumpe la actividad asistencial?

La Gerencia no ha valorado aún, que mientras en los CS ha aumentado la asistencia telefónica y ha disminuido la actividad asistencial, en los SAR ha ocurrido todo lo contrario?

¿Se olvidan que en su Documento de recomendaciones para gestionar la fase
de transición de la pandemia COVID-19 en la GAAP, potenciaban la asistencia telefónica de los EAP y en su punto 13, nos indican que los SAR atenderán a todos los pacientes que acudan de forma presencial?

¿Cuantas PCR se ha realizado en los dispositivos SAR?

¿De verdad la GAAP puede afirmar no existe aumento de presión asistencial significativa que justifique un incremento de plantilla en los Servicios de Atención Rural?

Mientras los municipios están haciendo su trabajo tomando decisiones que deberían ser de la Consejería de Sanidad de Madrid, a los gestores sanitarios, ni se les ve ni se les espera.

Una vergüenza !!!

Incompetencia + arrogancia + dejadez = ¿desastre?

Hace días que nos hemos adentrado en la segunda oleada coronavírica. Es el “aviso” de lo que está por venir. El aperitivo que precede a la mayor ola prevista para finales de otoño, combinación de gripe y coronavirus. Algunos esperábamos este aperitivo a finales de septiembre tras el inicio del curso académico pero se nos ha presentado en plena canícula. La suerte es que muchos, probablemente la mayoría, de los casos son fruto del rastreo, detección precoz y estudio de contactos, motivo por el que aparece una gran parte de  casos asintomáticos en el momento en el que se les detecta la PCR positiva.  Pero están ocurriendo cosas que huelen muy mal y que de no corregirse, el desastre es más que probable.

Tenemos más casos pero menos muertos que otros países europeos comparables: ¿lo hacemos tan mal?

Hace dos días Antena3 daba la noticia adjunta (aquí) que contribuye poco a clarificar las cosas a la gente. Según el titular, la letalidad del nuevo coronavirus se ha reducido del 15% al 0,1% (unas 150 veces). Para Antena3 el virus se ha convertido poco menos que en una inofensiva hermanita de la caridad que mata poco. Y eso no es  así. El nuevo coronavirus no se ha vuelto menos letal, ni en España ni en ninguna parte parte del mundo. La diferencia entre lo que ocurre ahora mismo y lo que ocurría el pasado enero y febrero es que lo de ahora se conoce mientras que lo de entonces no lo conocimos. Ahora afloran casos porque se buscan y se diagnostican entre Salud Pública y Atención Primaria. En febrero había, probablemente, muchos más casos que ahora pero no se diagnosticaban, entre otras cosas, por que los protocolos de Salud Pública lo impedían y la PCR se reservaba para los casos más graves candidatos a ingreso hospitalario. Llegó el Estado de Alarma y en este blog se pidió que la PCR estuviera a disposición de los médicos de los centros de salud, pero se decidió que no, que la PCR estaría a disposición de Salud Pública y del Hospital pero no de Atención Primaria. Los médicos de los centros de salud pudimos disponer de la PCR a finales de abril o primeros de mayo, una vez pasado lo peor de la primera oleada epidémica. 

Desde entonces, atención primaria contribuye a la detección de casos sospechosos, a su confirmación mediante PCR, al seguimiento de los casos confirmados y al estudio de contactos en colaboración con Salud Pública. Durante la primera ola epidémica, atención primaria siguió a cientos de miles, probablemente varios millones, de sospechosos que nunca pudo confirmar (por no disponer de PCR), miles de casos confirmados por especializada que no llegaron a ingresar y miles de casos ingresados tras el alta hospitalaria.

Sigue leyendo

Los profesionales del SERMAS no somos elásticos

Llegamos a la mitad del periodo vacacional en la Comunidad de Madrid con cifras preocupantes de repunte de casos de covid-19. Sin los rastreadores necesarios para detectar tempranamente los focos de contagio, con camas cerradas en hospitales, con consultas cerradas en primaria, consultorios enteros cerrados, puestos de urgencias extrahospitalarios (SUAP) que nunca abrieron tras el pico de abril y con SARes exhaustos ante el aumento de la afluencia de pacientes sin haber tenido los refuerzos que se solicitaron al prever las diferentes vacaciones que iba a haber este año.

Ante este panorama, pretendiendo afrontar esta más que probable segunda ola sin aumentar los recursos del SERMAS, nos llega un documento de la Comunidad Autónoma de Madrid para los Medios de Comunicación aludiendo a un “plan de elasticidad” que permite duplicar los pacientes atendidos, del que los profesionales no hemos sido partícipes ni conocemos. Y no, las personas que trabajamos en el SERMAS no somos elásticas, es más, a veces incluso nos rompemos.

Por un Convenio MIR digno !!!

 

cabecera-comunicado-plataforma-sar-madrid

Desde la Plataforma SAR, queremos mostrar todo nuestro apoyo a la huelga indefinida convocada el lunes 13 de julio por los residentes que trabajan en el Servicio Madrileño de Salud, para reclamar unas condiciones de trabajo dignas y la firma de un convenio colectivo.

Este colectivo sufre unas condiciones de trabajo especialmente precarias y vulnerables. Frecuentemente no se respetan derechos laborales básicos como el descanso obligatorio después de jornadas de 24 horas de trabajo, descanso mínimo semanal de al menos 36 horas seguidas, disponer (en las guardias de 24 horas) de una cama que previamente no haya usado otro compañero, remuneración y limitación de las horas extra o derecho a formación y supervisión regladas.

Los residentes, a pesar de haber tenido un papel ejemplar en la crisis sanitaria de la pandemia de SARS-CoV-2, se ven ahora ninguneados por la Consejería de Sanidad.

Cabe, por último, expresar nuestro asombro al haberse decretado unos servicios mínimos para esta huelga del 100%. Puesto que los residentes son personal en formación y no deberían ocupar puestos estructurales, entendemos que no debería ser necesario ningún servicio mínimo de no ser que sus condiciones de trabajo no fueran abusivas.

Por todo esto, consideramos imprescindible que el Servicio Madrileño de Salud asegure unas condiciones mínimas para su personal en formación que permita una atención pública de calidad e instamos a la Consejería de Sanidad a sentarse a negociar y no descuidar a sus profesionales.

Documento en pdf

Así paga la Comunidad de Madrid al colectivo más importante de su “milagro IFEMA”

Desde la Plataforma SAR nos solidarizamos con los compañeros residentes de Madrid y denunciamos a la Dirección General de RRHH de la Consejería de Sanidad, de ningunear, tratar con arrogancia y burlarse del Comité de huelga de los MIR, que lejos de reunirse y tratar de pactar una solución al conflicto, impone unos servicios mínimos abusivos e ilegales

Servicios Minimos huelga MIR

Noticia Relacionada: AMYTS emprenderá acciones judiciales contra los servicios mínimos para la huelga de los MIR

 

Cada vez más vecinos, cada vez menos sanitarios

LA CRISIS DEL CORONAVIRUS
 

Los municipios de la sierra, que disparan sus habitantes durante el verano, no ven aumentada su plantilla en los centros de salud y consultorios. Vecinos, alcaldes y profesionales piden un refuerzo

Consultorio de Miraflores de la Sierra, cerrado por las tardes desde el pasado 22 de marzo, cuando el Gobierno de Madrid, reorganizó la atención primaria.
Consultorio de Miraflores de la Sierra, cerrado por las tardes desde el pasado 22 de marzo, cuando el Gobierno de Madrid, reorganizó la atención primaria.SANTI BURGOS

Fernando Partida tiene la sensación de seguir viviendo confinado. Sale una hora por la mañana y otra por la noche, cuando menos gente puede cruzarse. ¿La razón? Está trasplantado de riñón, es consciente de que es población de riesgo y la situación de la atención sanitaria en su pueblo “no es precisamente un aliciente”. Vive en Los Molinos, una localidad al noroeste de Madrid, y su consultorio abrirá este martes a la atención presencial por primera vez en casi cuatro meses tras la reorganización de la atención primaria que la Consejería de Sanidad acometió cuando llegó la pandemia: se cerraron servicios, se concentró la atención en los centros de cabecera y se blindaron los edificios primando la atención telefónica. Y en Los Molinos, como muchos otros municipios de la sierra madrileña, parecen haber vuelto a los veranos de los setenta.

“La parte de la sierra de Madrid duplica población”, explica al teléfono Salvador Casado, médico de familia en Soto del Real, a 30 kilómetros al este del pueblo de Partida, al otro lado del parque de la Cuenca Alta del Manzanares: “Quizás este año más porque la gente no se marchará al extranjero, se quedará cerca. Además, la población fiel a la sierra suele ser mayor, pacientes con patologías más complejas de manejar. Y mucha población joven, caídas, esguinces, picaduras… Mucho trabajo. ¿Refuerzo?, nada de nada”.

Sigue leyendo